IV Jornada

Objetivos y programa de la IV Jornada en la página de la Asesoría de educación en Austria.
Materiales, presentaciones, ideas resultado de esta IV Jornada y de jornadas anteriores.

Comentarios sobre las presentaciones (Sara Nogales).

Reseña de la IV Jornada – 19 y 20 de enero de 2018

Reseña realizada por Carmen Bermúdez Hernández y Francisco J. Molína León.
Fotografías: Carmen Bermúdez Hernández

Los pasados 19 y 20 de enero se celebró en Viena la IV Jornada de auxiliares lingüísticos españoles en Austria. El evento fue organizado con gran éxito por la asesora de Educación en Austria, Isabel Pérez, puesto que acudieron casi todos los auxiliares de conversación que estamos trabajando en Austria este año.

La jornada comenzó el viernes 19 a las 10 de la mañana en el Instituto Cervantes de Viena. Tras una breve inauguración de rigor tuvo lugar la primera ponencia del día: ¿Hablamos? Cómo facilitar la interacción oral en el aula, por parte de Luis Ángel Macías, el Jefe de Estudios del Instituto Cervantes en Viena, que habló sobre distintas estrategias que se pueden poner en práctica para quitarles la vergüenza a los adolescentes en las aulas.

Después les tocó el turno a algunos auxiliares, que se ofrecieron a compartir sus experiencias y nos mostraron a los demás algunos ejercicios que han probado con sus alumnos (unos con más éxito que otros). Primero expuso Lara, después Sara y para finalizar Álvaro y Ainoa con su presentación “Cómo auxiliar cuando necesitas que te auxilien” y hay que decir que, a pesar de algunos problemillas técnicos que surgieron con la incompatibilidad de los programas del ordenador, les quedaron unas presentaciones muy chulas. ¡Muchas gracias, chicos! En este momento se generó un espacio de conversación en la que todos los asistentes tuvimos la oportunidad de comentar alguna de nuestras experiencias, poner en común algún ejercicio del que nos sentimos particularmente orgullosos o simplemente pedir consejo a los demás. Algunos tardaron un poco en entender una versión del juego de las sillas, pero todo se acabó resolviendo sin mayor problema.

cof

En torno a la una recibimos la vista de Andrea Dorner, la responsable del programa de auxiliares del Ministerio de Educación austriaco, quien aprovechó la oportunidad para agradecernos nuestro trabajo, ponerse a nuestra disposición y escuchar algunas de las quejas (pocas, todo hay que decirlo) que algunos de nuestros compañeros tenían de alguno de sus institutos.

Y por fin llegamos al momento (casi) más importante del día: la comida en la embajada de España en Viena. Por desgracia el embajador no pudo recibirnos, pero sí que conocimos a algunos de los responsables de la embajada y tuvimos la oportunidad de disfrutar de algunas de nuestras comidas más patrias y que más echamos de menos: ¡jamón, queso, vino, croquetas, salchichón, sobrasada! y lo más importante ¡dos paellas! (una vegetariana y otra no, que hoy en día hay que tenerlo todo previsto), aunque naturalmente los valencianos no se dieron por satisfechos tan fácilmente.

Por la tarde volvimos a la sede del Instituto Cervantes, donde terminamos las exposiciones que habían quedado pendientes con Isabel Pérez.

Al día siguiente tuvimos una visita guiada en el Museo Albertina con una guía encantadora que nos hizo reír muchísimo, sobre todo con la frase “un dote bien grandote” (o algo así). Vimos muchas obras de diferentes pintores, entre ellos Monet y Picasso. Al final acabamos todos en el taller de pintura donde pudimos expresar nuestra creatividad en un papel. Algunos de por sí ya eran artistas y otros… intentaron serlo.

Anuncios